ActualidadEdición 20

Resultados de Saber 3.°, 5.° y 9.°, una valiosa herramienta para padres, rectores y maestros

Las Pruebas Saber implementadas en tercero, quinto y noveno, permiten conocer durante etapas claves de la educación escolar, cómo se está realizando el proceso de aprendizaje de los niños. Gracias a estas pruebas, es posible aplicar correctivos en momentos clave, y es muy importante para determinar puntos débiles que ayuden a proponer estrategias para mejorar los procesos de enseñanza. Los datos que arrojan estas evaluaciones no solo sirven para los profesores sino para el colegio en general y también para los padres de familia, quienes son un factor fundamental en el proceso de enseñanza de los pequeños.

Con la implementación de las pruebas Saber de 3.°, 5.° y 9.° hoy el país cuenta con evaluación durante todo del ciclo educativo. Medir desde los primeros años de vida escolar permite identificar las fortalezas que están adquiriendo los estudiantes y también las dificultades que pueden tener en el proceso del aprendizaje. Para este año el Icfes aplica dos cambios importantes en la prueba, uno de estos es que todos se medirán en las áreas de Matemáticas y Lenguaje, lo que permite estandarizar los resultados para un mejor seguimiento, y el segundo, es que entregará resultados niño a niño, gracias a esto, los colegios y los maestros podrán conocer el proceso de cada estudiante y a su vez informar a los padres de familia para que ellos desde la casa, también trabajen con sus hijos en aquello que deben mejorar y fortalecer.

La evaluación aplicada por el Icfes tiene como único propósito contribuir al mejoramiento de la calidad de la educación colombiana, siendo esta una de las condiciones básicas que debe contemplarse dentro de los propósitos de desarrollo de un país. En Colombia, durante los últimos años esa ha sido una prioridad. De hecho, existe consenso alrededor de la necesidad de establecer cuál es el nivel de conocimientos y capacidades que se espera de los estudiantes en diferentes momentos del proceso educativo y saber si ese nivel está siendo alcanzado.

El Icfes, como instituto rector de la evaluación de la calidad de la educación en Colombia, ha evolucionado para que el seguimiento al proceso educativo del país se haga de forma periódica y acompañe al estudiante desde sus primeros años de vida escolar. Por esto, ya no solo evalúa a los jóvenes del grado 11 que pasan a la educación superior o a estudian- tes que están ad portas de culminar una carrera profesional, técnica o tecnológica. Desde hace 5 años y de forma anual comenzó a evaluar a los niños de 3.°, 5.° y 9.°. Esta valiosa información permite hoy tanto al Gobierno nacional, como a los locales y a los mismos colegios, tener una retroalimentación temprana para actuar de forma eficiente en el mejoramiento de la calidad de la educación.

Las pruebas Saber 3.°, 5.° y 9.° tienen una escala de 100 a 500 puntos con una media de 300. En un mismo día se evalúan casi dos millones y medio de estudiantes en más de 16 mil establecimientos de todo el país, eso la convierte en la prueba del Icfes con mayor complejidad logística. A partir de la aplicación de este año, los resultados se entregarán a cada estudiante, tal como sucede con Saber 11.°, Pro y TyT.

Desde hace casi 49 años el Icfes ha evaluado a los estudiantes del grado 11, ad portas de dar su paso a la educación superior, desde hace 14, evalúa a quienes están próximos a terminar su carrera universitaria, técnica o tecnológica, y hace 5, para acompañar desde los primeros años el proceso de aprendizaje de los colombianos, está midiendo a los estudiantes de 3.°, 5.° y 9.°.

¿Qué se evalúa?

Esta prueba valora las competencias que han desarrollado los estudiantes de 1.° a 3.°, de 4.° a 5.°, y de 6.° a 9.°, en las áreas de Lenguaje y Matemáticas, acorde con los estándares básicos de competencias establecidos por el Ministerio de Educación Nacional, que son los referentes comunes a partir de los cuales es posible establecer qué tanto los estudiantes, y el sistema educativo en su conjunto, están cumpliendo unas expectativas de calidad en términos de lo que saben y lo que saben hacer.

Más que un puntaje

El resultado final de una prueba estandarizada no es únicamente puntaje. El Icfes evalúa para saber en qué está la calidad educativa del país y su función no es solamente la de decir si está bien o está mal, si mejoró o desmejoró. El Icfes, luego de cada evaluación entrega, junto a los resultados, unas guías de orientación dirigidas a los docentes, a los directivos docentes, y a las secretarías de educación del país, que les permiten no solo leer e interpretar el reporte, sino que además les proporciona una serie de recomendaciones que ayudan a mejorar el desempeño de los estudiantes.

Un complemento a las guías de orientación es el reporte de afirmaciones donde el Icfes, con base en los resultados, genera un informe que para cada afirmación determina el porcentaje de preguntas que los estudiantes responden erróneamente. De esta forma los colegios pueden identificar en qué competencias y criterios deben fortalecer a sus estudiantes.

Es por esto que la labor que cumple Icfes con la educación puede asemejarse a la de un médico con su paciente. Para saber cómo está su estado de salud, el doctor debe evaluar a su paciente, a través de exámenes él puede determinar qué tan bien o qué tan mal está. Al finalizar la consulta el médico entrega un diagnóstico al paciente en el que incluye recomendaciones que él debe seguir si quiere mejorar. Lo mismo sucede con las pruebas que aplica el Icfes a lo largo de la vida escolar.

Con el examen que responde cada estudiante, el Instituto puede hacer seguimiento a la calidad de la educación del país, de una región o de un colegio; además contribuye a su mejoramiento con la entrega de sugerencias de orientación pedagógica para ayudar a superar las falencias en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

A continuación, se presenta un ejemplo, en el que se puede identificar el tipo de sugerencias de orientación pedagógica entregadas por el Icfes de acuerdo a las respuestas de los estudiantes.

Para el ejemplo emplearemos una de las preguntas formuladas en la prueba de 3.°, 5.° y 9.° que busca medir a los estudiantes de noveno grado en el área de Matemáticas.

Una persona analiza el precio de las acciones de una empresa y de acuerdo con ello invierte semanalmente.

La gráfica muestra un registro de las inversiones de las últimas 12 semanas.

De acuerdo con la información presentada en la gráfica es correcto afirmar que la inversión del accionista en las primeras

A. 4 semanas fue mayor que en las siguientes 4 semanas.

B. 5 semanas fue igual que en las últimas 5 semanas.

C. 4 semanas fue menor que en las últimas 4 semanas.

D. 6 semanas fue igual que en las últimas 6 semanas.

Para responder correctamente esta pregunta es necesario hacer comparaciones entre los datos presentados, identificando información de manera directa.

La opción C, afirma que la inversión realizada en las primeras cuatro semanas es menor que la inversión realizada en las últimas cuatro, lo que se puede ver teniendo en cuenta que en tres de las cuatro semanas de cada uno de los dos períodos la inversión fue igual, así: la inversión de la primera semana y la última; la inversión de la segunda semana y la penúltima; y la inversión de la cuarta semana y la novena. De este modo, solamente la inversión de la tercera semana es menor en 6 millones a la de la décima semana, lo que causa la diferencia total entre las inversiones entre los dos períodos.

Al contestar las opciones se cometen, posiblemente, errores de lectura de los datos o de operaciones entre ellos.

Sugerencias de orientación pedagógica

La lectura e interpretación de información pre- sentada en forma de gráficos de barras es una de las habilidades básicas del pensamiento aleatorio. Esta habilidad implica, por lo menos, el reconocimiento de los valores de los ejes de coordenadas: categorías en el eje X y cantidades en el Y, y posteriormente la manipulación de estos datos.

Por esa razón, enseñar a los estudiantes la lectura de los datos presentados en diagramas de barras es fundamental. Para ello, es conveniente presentar la información, en primer lugar, en diagramas de barras que tengan los valores en el eje y, que coincidan con las alturas de las barras, y que haya líneas horizontales señalando la altura de estos valores.

Luego, se pueden presentar diagramas en los que, aun con líneas horizontales, se deba inferir el valor de la altura de las barras y no se pueda leer directamente, como en la pregunta que se está analizando. Por último, se podrían retirar las líneas horizontales de referencia.

Durante todo el proceso mencionado se pueden realizar actividades que impliquen la lectura de in- formación y la manipulación de los datos.

Lo nuevo

A partir de este año, las pruebas Saber para estudiantes de 3.°, 5.° y 9.° traen dos cambios importantes:

1. Áreas evaluadas: a partir de este año, los estudiantes, tanto de 3.°, como de 5.° y 9.° presen- tan pruebas en Lenguaje y Matemáticas. En las aplicaciones anteriores los estudiantes de tercero de primaria respondían un solo cuadernillo con una de las áreas por evaluar (Matemáticas o Lenguaje).

En quinto y en noveno, cada estudiante respondía un cuadernillo con dos de las tres áreas por evaluar (Matemáticas, Lenguaje, Ciencias naturales).

2. Reporte de resultados niño a niño: con la prueba que se aplicará el próximo 13 de septiembre la metodología de entrega de resultados del Icfes cambia. Además de suministrar información a cada Secretaría de Educación y a cada colegio, el Icfes ahora entregará resultados niño a niño como ya sucede con pruebas como Saber 11.°, Saber Pro y TyT.

Esto permitirá tener trazabilidad durante todo el proceso educativo del estudiante, quien será evaluado y recibirá retroalimentación de su aprendizaje desde tercero de primaria hasta la universidad. Con procesos de evaluación y de entrega de resultados estandarizados, el Icfes consolida un sistema de seguimiento a la calidad educativa más preciso, que aporta insumos más útiles para cada uno de los actores del sector educativo.

Beneficios de la entrega de resultados niño a niño

1. Se puede identificar el nivel de desempeño en el que se ubica cada estudiante respecto al desarrollo de sus competencias en las áreas de Matemáticas y Lenguaje; lo que les permite a las instituciones poder focalizar los esfuerzos de los procesos de enseñanza en los aspectos que evidencian más debilidades o dificultades, generar planes de acompañamiento propicios para sus estudiantes.

2. Los padres de los estudiantes recibirán los resultados a través del colegio y podrán hacer seguimiento de los mismos con el fin de trabajar en la casa sobre las debilidades evidenciadas en cada área evaluada dentro de la prueba, así como de potencializar las áreas de mejor desempeño.

  1. Los niños reciben retroalimentación sobre la prueba que presentan, reconociendo el valor de los procesos evaluativos en el aprendizaje.

Tres tips para los padres de familia

No todo es trabajo de los estudiantes, los padres de familia también cumplen una labor muy importante. Indagar en el colegio es una de ellas, esto les permitirá estar informados para saber qué hacer y cómo ayudar en la preparación del pequeño.

  1. Repase con su hijo los apuntes y refuerce los temas tratados en clase. Y el mejor consejo, lean mucho en casa.
  2. Familiarice a su hijo o hija con el tipo de preguntas a las que se enfrentará. Para esto ayúdese con las herramientas que el Icfes le ofrece, ingrese al módulo ESTUDIANTES accediendo a través de www.icfes.gov.co, vaya a Saber 3, 5, 9 y haga clic en la opción EJEMPLO DE PREGUNTAS.
  3. ¡Motiven papás! motiven a sus hijos para que los niños pierdan el miedo a presentar la prueba y comiencen a verla como una herramienta que los ayudará a ser los mejores.

Tres tips para el estudiante

Todas las preguntas en la prueba son de selección múltiple con única respuesta, es decir, una pregunta y cuatro opciones de respuesta, marca solo la que consideres correcta.

 La última parte de la prueba es un cuestionario sociodemográfico.  No es una prueba, son unas preguntas para conocer más del entorno de cada estudiante, como: número de personas que integran su hogar, su nivel educativo y características de se casa, entre otras preguntas.

El día de la prueba debes llegar a tiempo a tu colegio con lápiz mina negra N.° 2 con un borrador y tajalápiz porque si se te rompe la punta no podrás terminar la prueba.

Mostrar más

ICFES

Instituto Colombiano para la Evaluación de la Educación.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *