Edición 21Editorial

Desafíos en la educación del siglo XXI

CHALLENGES IN THE XXI CENTURY EDUCATION

S er un educador del siglo XXI va más allá de la incorporación de nuevas metodologías, implica ampliar nuestra visión en la identificación de necesidades futuras y cómo preparar a los alumnos para tales necesidades. En esta editorial Andrés Guerrero, Director Académico Richmond – Santillana Colombia, reflexiona sobre los desafíos a los que se enfrenta la educación en la actualidad y los retos que traerá el futuro para los docentes y estudiantes. 

Actualmente estamos preparando estudiantes para trabajos que aún no existen. . . utilizando tecnologías que aún no han sido inventadas. . .para resolver problemas que ni siquiera sabemos que sean problemas todavía.

-Richard Riley, Secretario de Educación de Clinton (citado en Fadel, 2009)

La educación en la enseñanza del idioma inglés en Colombia ha evolucionado exponencialmente, pero los cambios todavía están teniendo lugar y en realidad están analizando diferentes recetas que pueden haber resuelto problemas educativos que llevarían a Colombia a los más altos estándares a nivel mundial. Las instituciones y organizaciones educativas están desarrollando investigaciones que ayudarían a identificar cuáles son las necesidades de enseñanza y aprendizaje en ELT, así como los caminos más convenientes a seguir. Sin embargo, la respuesta generalmente reflejaría un aspecto en común: el desarrollo profesional docente continúo en el aula y en entornos formales. No obstante, este camino debe tener un enfoque específico de desarrollo donde la tecnología, la metodología y el diseño de materiales se encuentren entre las necesidades a abordar.

Para empezar, la tecnología podría considerarse uno de los mayores desafíos a los que se enfrentan los docentes en la actualidad; no se trata solo de conocer las herramientas más convenientes para la educación, sino que estas deben ser utilizadas e incorporadas en una forma pedagógica y didáctica en nuestra aula. A los docentes no solo se les exige familiarizarse con la tecnología en términos de metodología, estrategias, instrumentos y aplicaciones, sino que también se les invita a convertirse en técnicos que puedan administrar los dispositivos y, a veces, incluso enfrentar las dificultades técnicas. Es cierto que la tecnología ha crecido exponencialmente, pero también es cierto que no detendrá su desarrollo; lo que los educadores están aprendiendo a usar e implementar hoy ya no se usará en un par de años. Esto es simplemente un reflejo de pensar en las necesidades reales de capacitación en términos de TIC y también una oportunidad de ser selectivo al identificar aquellas estrategias y herramientas que realmente beneficiarían a nuestros estudiantes. Esta es una invitación para capacitadores y docentes a identificar prácticas atractivas y comenzar a analizarlas e implementarlas en mayor profundidad, donde también se considera una evaluación de su uso y eficacia tecnológica en el aula. Quizás, nuestros estudiantes se podrían beneficiar del uso de aplicaciones y herramientas variadas pero menos numerosas que los motiven a aprender un idioma extranjero y que eventualmente los guíen a través de un proceso más autónomo donde la tecnología desempeña un papel fundamental.

En segundo lugar, otro factor que generalmente se considera para el desarrollo profesional es la inclusión de prácticas de enseñanza innovadoras. Se espera que los docentes que desarrollan habilidades del siglo XXI miren hacia el futuro y, por lo tanto, enfoquen su enseñanza en áreas clave, como Fadel lo plantea (2009): comunicación y colaboración, pensamiento crítico y creatividad, interacción intercultural, ciudadanía y como se discutió anteriormente, el uso de las TIC. Ser un educador del siglo XXI va más allá de la incorporación de nuevas metodologías, implica ampliar nuestra visión en la identificación de necesidades futuras y cómo preparar a nuestros alumnos para tales necesidades. Investigadores y teóricos están enfocando estas necesidades en prácticas que serán necesarias para la vida en trabajos que de acuerdo a sus investigaciones aún no existen. Por lo tanto, nuestro desafío más grande es romper paradigmas, dejar la rutina y las prácticas tradicionales y dejar que nuestros estudiantes tengan un papel activo en el que se les permita pensar, proponer, argumentar e incluso decidir su enfoque y estilo de aprendizaje más conveniente. En otras palabras, esto significa olvidarse de las clases y comenzar a ceder el control donde los educadores ven modelos y guías que lideran el aprendizaje para alcanzar los objetivos establecidos.

Por último, pero no menos importante, el diseño y la adaptación de los recursos es otra área de desarrollo. Teniendo en cuenta la educación XXI y las dos ideas presentadas anteriormente, no solo se espera que los profesores sean futurólogos en términos de tecnología y metodologías, sino que también necesitan ser precisos en el uso y selección de materiales que cumplan con las dos ideas mencionadas anteriormente. Los materiales de aprendizaje juegan ahora un papel relevante; ya no se usan para mantener a los estudiantes ocupados completando ejercicios como lo sugirió el aprendizaje tradicional. Los materiales de aprendizaje ahora están diseñados para ser una parte esencial en el desarrollo de las habilidades que requiere el siglo XXI. El desafío aquí es guiar a los educadores en la selección precisa de ellos, mostrándoles cuáles son las necesidades y cómo los materiales pueden abordar cada una de ellas. La oferta es bastante amplia, desde materiales de lectura hasta software de aprendizaje sofisticado. Los profesores tienen la responsabilidad de seleccionar recursos adecuados que cumplan con la edad, el nivel, las necesidades y los objetivos académicos. En general, la sugerencia en este aspecto es identificar y comprender las necesidades y con base en esto evaluar qué cumpliría con mi necesidad y meta de enseñanza.

Ser un educador del siglo XXI es todo un desafío ya que estamos construyendo los cimientos de la sociedad futura, que ya no está dispuesta a seguir caminos establecidos, sino que está ansiosa por innovar y proponer nuevos propósitos. Preparamos a nuestros estudiantes para una sociedad global donde los límites geográficos han disminuido por la tecnología; preparémoslos para ser competitivos en un mundo global en el que cada niño quiere cambiar en el futuro cercano; preparemos a los futuros ciudadanos que liderarán las resoluciones de conflictos futuros. En general, empoderemos a los estudiantes con herramientas de pensamiento que les ayuden a identificar cuáles son las soluciones y los caminos para problemas que en este momento ni siquiera podemos imaginar.  RM

We are currently preparing students for jobs that don’t yet exist . . . using technologies that haven’t yet been invented . . .in order to solve problems we don’t even know are problems yet.

—Richard Riley, Secretary of Education under Clinton (as cited in Fadel, 2009)

Education in English Language Teaching is Colombia has evolved exponentially but changes are still taking place and are actually looking at different recipes that may have solved educational issues that would lead Colombia to higher standards globally. Education institutions and organizations are developing research that would help identify what the teaching and learning needs in ELT are as well as the most convenient ways to follow. However, the answer would usually reflect the similar path: continuous professional development in the classroom and in formal settings. Nonetheless, this path needs to have a specific focus of development where technology, methodology, and materials design are among the needs to address. 

To start with, technology might be considered one of the biggest challenges teachers face nowadays; it is not only a matter of knowing the most convenient tools for education, but knowing how to use and incorporate them in a pedagogical and didactic form in our classroom. Teachers are not only required to become familiar with technology in terms of methodology, strategies, instruments and applications, but are also invited to become technicians who can manage appliances and sometimes even deal with technical difficulties. It is true that technology has grown exponentially, but it is also true that it will not stop its development as today; what educators are learning to use and implement will no longer be used in a couple of years. This is merely a reflection to think of actual training needs in terms of ICTs and also an opportunity to be selective by identifying those strategies and tools that would really benefit our learners. This is an invitation for trainers and teachers to identify appealing practices and start analyzing and implementing them to a deeper extent, where an evaluation of their use and efficacy in the classroom is also considered. Perhaps, our students could benefit from the use of varied but fewer applications and tools that would motivate them to learn a foreign language and which eventually guide them through a more autonomous process where technology does play a critical role.

Second, another factor that is usually considered for professional development is the inclusion of innovative teaching practices. Teachers developing XXI century skills are expected to look at the future and therefore focus their teaching on key areas, as presented by Fadel (2009), such as communication & collaboration, critical thinking & creativity, cross-cultural interaction, citizenship and as presented previously the use of ICTs. Being a XXI century educator goes beyond the incorporation of new methodologies, it implies broaden our vision into the identification of future needs and how to prepare our learners for such needs. Researchers and theoreticians are focusing these needs on practices that will be required for life for jobs that according to their research do not yet exist. Thus, out biggest challenge here is to break paradigms, leave the routine and the traditional practices and let our students have an active role where they are allowed to think, propose, argument, and even decide their most convenient learning focus and style. In other words this means forget about lecturing and start relinquishing control where educators are seeing as models and guides who lead the learning to achieve stated goals.

Last but not least, the design and adaptation of resources is yet another area of development. Considering the XXI education and the two ideas presented above, teachers are not only expected to be futurologist in terms of technology and methodologies, but are also in need of being accurate in the use and selection of materials that comply with the two above- mentioned ideas. Learning materials play now a relevant role; they are no longer used to keep students busy completing exercises as the traditional learning suggested. Learning materials are now designed to be an essential part to develop the abilities that XXI century requires. The challenge here is to guide educators into the accurate selection of them, showing them what the needs are and how materials can address each of them. The offer is quite wide, from reading materials to sophisticated learning software teachers have the responsibility to select appropriate resources that comply with age, level, needs and academic goals. In general, the suggestion in this aspect is first to identify and understand needs and based on this evaluate what would comply with my need and teaching goal.

Being a XXI century educator is quite a challenge as we are building the foundations of the future society, which is no longer willing to follow established paths, but who is eager to innovate and propose new purposes. Let’s prepare our students for a global society where geographical boundaries have been diminished by technology; let’s have them ready to be competitive in a global world where every child nowadays wants to make a change in the near future; let’s prepare the future citizens who will lead the resolutions of future conflict. In general, let’s empower learners with thinking tools that will help them identify what the solutions and paths are for problems that at the moment we cannot even imagine.  RM

Mostrar más

Andrés Guerrero

Director académico Richmond-Santillana Colombia/ Academic Director Richmond-Santillana Colombia

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *