Día Internacional del Café

Anualmente cada 29 septiembre se celebra esta fecha conmemorativa en honor al café. Muchos países participan en la celebración y disfrute de una de las bebidas más conocidas y apreciadas globalmente.



Si bien la primera celebración oficial del Día Internacional del Café fue promovida en 1983 por la Asociación del Café de Japón (All Japan Coffee Association en inglés), solo hasta el 2005 cuando en Estados Unidos se empezó a publicitar este día se transformó en una conmemoración reconocida en varios mercados.



Bajo la sombrilla de esta celebración, actualmente también se promueven una variedad de iniciativas, como el reconocimiento y el aprecio por la ardua labor de los productores del grano, quienes se esfuerzan al máximo para ofrecerle un producto de calidad a los consumidores amantes del café.



Café y suelo: una relación mutuamente beneficiosa



Es sabido que la relación entre los suelos y la vegetación es recíproca. El suelo fértil estimula el crecimiento de las plantas aportándolas nutrientes, actuando como depósito de retención de agua, y funcionando como sustrato en el que las plantas anclan sus raíces. Al contribuir al crecimiento de las plantas, los nutrientes en el suelo las hacen más resistentes a enfermedades y plagas, así como a los cambios meteorológicos. A cambio, la vegetación impide la degradación del suelo estabilizándolo, preservando el agua y el ciclo de nutrientes, y reduciendo la erosión hídrica y eólica. También sucede lo mismo con las plantas de café y los suelos en los que crecen.



Cuanto más saludable sea el suelo, más fuerte la planta de café. Ésta es la razón por la cual la gestión sostenible del suelo es fundamental para asegurar plantas sanas y productivas. Unos sistemas eficaces de extensión y capacitación son esenciales para dar a los agricultores los conocimientos y herramientas necesarios para garantizar la salud de sus suelos y sus plantas.  



Generalmente, los cafés de mejor calidad en la taza se cultivan en suelos fértiles que contienen buenos materiales parentales. Esto indica que la calidad del suelo es un factor importante para producir café de calidad.



Por otra parte, los granos de café contienen sustancias oleosas y grasas que caracterizan los aromas de los diversos tipos de café. Sus características cambian en función de la temperatura, la humedad y el tipo de suelo en el que crecen las plantas. De este modo, la salud del suelo, junto al clima y la altitud, afectan también en última instancia a la calidad y sabor del café.



No tire los posos ni las pulpas de su café usado: su suelo y sus plantas los necesitan



Usted también puede jugar un papel importante en este ciclo. Produciendo compost con sus posos de café puede devolver nutrientes muy valiosos al suelo, y reducir y reutilizar los desperdicios de alimentos.



El compostaje es el proceso natural de "pudrición" o descomposición de materia orgánica como residuos, desechos animales y desperdicios de alimentos por microorganismos en condiciones controladas. El compost (abono orgánico) es importante porque incorpora materia orgánica del suelo que mejora su salud y su resiliencia ante fenómenos como la sequía o la adaptación al cambio climático.



Fuente: Fao.org 


ÚLTIMOS ARTICULOS
Santillana Colombia © 2014 Todos los Derechos Reservados


Suscríbete a nuestro boletín de novedades Santillana